El Premio Internacional Linguapax reconoce dos visiones sobre la diversidad lingüística

Premio ex-aequo a las Escuelas Yambirrpa y al Grupo de acción Djarrma de la comunidad Yolngu de Yirrkala del Territorio del Norte, en Australia, y a la Asociación para las Lenguas Internacionales y de Origen, de Canadá.

Desde el año 2002, Linguapax conmemora el Día Internacional de la Lengua Materna, promulgado por la UNESCO para poner de relieve la importancia de la diversidad lingüística, anunciando este mismo día el nombre de la candidatura ganadora del Premio Internacional que Linguapax otorga a lingüistas/investigadores, activistas y organizaciones de la sociedad civil que se han distinguido por su compromiso en favor de la diversidad lingüística y la educación multilingüe.

Este año, el jurado formado por cuarenta expertos internacionales ha decidido otorgar el premio ex aequo a dos organizaciones distantes geográficamente y diversas en su enfoque de la promoción de la diversidad. Ambas, sin embargo, comparten la perseverancia y la voluntad de preservar lenguas que, o bien se encuentran amenazadas en su propio territorio, o bien forman parte del patrimonio de individuos y poblaciones desplazados.

La primera candidatura ganadora es la del Consejo de la Escuela Yambirrpa y el Grupo de Acción Djarrma que representan 14 grupos lingüísticos del pueblo aborigen yolngu de Yirrkala y Laynhapuy en la región de Arnherm Land (Territorio del Norte, Australia). Estas dos instituciones dan continuidad a la misión iniciada hace más de 40 años por los ancianos de la comunidad para transmitir el patrimonio cultural y lingüístico de su pueblo en el marco de un programa de educación bilingüe en yolngu, en retroceso constante desde 1980 como consecuencia de medidas gubernamentales adversas.

El segundo ganador es la Asociación de Lenguas Internacionales y de Origen (International and Heritage Languages ​​Association, IHLA), fundada en 1977 en Alberta (Canadá) para ayudar a construir un país pluricultural y multilingüe. El IHLA lucha por el reconocimiento de los conocimientos lingüísticos en las lenguas de origen en las escuelas secundarias, por el reconocimiento de las competencias profesionales del profesorado en lenguas de origen, por sensibilizar a los jóvenes, al público en general y a los técnicos de la administración y a los responsables políticos a los valores del plurilingüismo.

Share