A student of Khmer descent learns Kinh language (the official Vietnamese language) at the Lac Hoa Primary School in Soc Trang province. The report "Vietnam High Education For All by 2020" finds that gaps in learning still exist, particularly between groups of different income levels and between Kinh, Chinese and ethnic minorities. Soc Trang province, Vietnam. Photo: Chau Doan / World Bank
Provincia de Soc Trang, Vietnam. Foto: Chau Doan / World Bank

Atendiendo una de sus funciones esenciales como es proporcionar marcos internacionales en materia de políticas y prácticas de la educación, la UNESCO reflexionó, hace unos años, sobre el reto que  presenta para los responsables políticos gestionar políticas educativas en contextos plurilingües y editó un documento de orientación que contó con las aportaciones de numerosos expertos* especialmente para aclarar algunos conceptos y expresiones usuales en los ámbitos de educación y lengua:

La diversidad lingüística y el plurilingüismo

Hablar de diversidad lingüística es referirse al gran número de lenguas que se hablan en el mundo: según las distintas estimaciones, hay entre 6.000 y 7.000 lenguas. Salvaguardar hoy en día esta diversidad es una de las tareas más apremiantes con que se enfrenta el mundo, ya que esas mismas estimaciones indican que al menos la mitad de esas lenguas corre peligro de desaparecer en los próximos años. Mientras que algunos países, como por ejemplo Islandia, son lingüísticamente homogéneos, en muchos otros países y regiones hay una riquísima diversidad lingüística: en Indonesia, hay más de 700 lenguas, y en Papúa Nueva Guinea, más de 800. La distribución de la diversidad lingüística es, a decir verdad, desigual. Más de 70% de todas las lenguas del mundo se encuentran en apenas 20 Estados, y entre éstos se encuentran algunos de los países más pobres del mundo. Por lo general, empero, los contextos bilingües y plurilingües, es decir, la presencia de distintos grupos lingüísticos en el mismo país, es más bien la norma que la excepción en todo el mundo, tanto en el Norte como en el Sur. El bilingüismo y el plurilingüismo, es decir, el uso de más de una lengua en la vida cotidiana, es lo corriente en tales contextos.

Los contextos de diversidad lingüística pueden ser de muy distintos tipos. En términos generales, empero, se trata ya sea de situaciones en las que la diversidad es tradicional, y en las que varias lenguas, o incluso varios cientos de ellas, se hablan en una región desde hace mucho tiempo, ya sea de evoluciones más recientes (en particular en las concentraciones urbanas? debidas a fenómenos migratorios, en las que en algunas escuelas puede haber entre los alumnos hasta 30 o 40 lenguas maternas diferentes. Sea como fuere, es siempre necesario tomar en consideración las necesidades educativas específicas de los niños en relación con la lengua o las lenguas del hogar y las utilizadas en la escuela.

Lenguas minoritarias y mayoritarias

El concepto mismo de diversidad lingüística es relativo y se suele evaluar teniendo en cuenta las fronteras nacionales, que confieren a determinadas lenguas la calidad de lengua mayoritaria y a otras la de lengua minoritaria según contextos nacionales específicos. El mandarín, por ejemplo, que es una de las lenguas más ampliamente difundidas en el mundo, hablada por casi 900 millones de personas, es una lengua mayoritaria en China, pero en otros países, donde sólo una parte de la población es de lengua y cultura chinas, tiene el carácter de lengua minoritaria, con respecto a las lenguas nacionales o mayoritarias de esos países. Asimismo, una lengua minoritaria en un país grande puede considerarse lengua mayoritaria en un país más pequeño. Sin embargo, la mayoría de las lenguas del mundo, incluidos los lenguajes gestuales para los sordos y el braille para los ciegos, son lenguas minoritarias en cualquier contexto nacional. No obstante, el término “minoritario” es a menudo ambiguo y puede interpretarse diferentemente en contextos distintos, ya que puede referirse a aspectos tanto numéricos como sociales o políticos. En algunos casos puede utilizarse simplemente como un eufemismo para hablar de grupos no pertenecientes a las élites, o de grupos subordinados, constituyan o no estos una mayoría o una minoría numérica en relación con algún otro grupo política y socialmente dominante.

Lenguas oficiales y nacionales

Aunque hay más de 20 Estados con más de una lengua oficial (India solamente, por ejemplo, tiene 19 lenguas oficiales, mientras que en Sudáfrica hay 11), la mayoría de los países del mundo son Estados nacionales monolingües, en el sentido en que reconocen, de jure o de facto, una sola lengua oficial como instrumento estatal-administrativo y jurídico. Esto no quiere decir que no sean sociedades bilingües o plurilingües, sino más bien que, aunque puede haber numerosas lenguas ampliamente utilizadas en un país, éstas no tienen forzosamente la fuerza legal de una lengua oficial. En muchos países sometidos anteriormente a regímenes coloniales, la lengua oficial tiende a ser la lengua de los antiguos colonizadores. Además de las lenguas oficiales, algunos países reconocen lenguas nacionales que pueden ser obligatoria en la educación. La elección del idioma en el sistema educativo confiere poder y prestigio gracias a su empleo en la enseñanza formal. Esto reviste no sólo un aspecto simbólico referente a la condición y la notoriedad, sino también un aspecto conceptual referente a los valores compartidos y la visión del mundo expresados mediante esta lengua.

Lengua o lenguas de enseñanza

La lengua de enseñanza dentro o fuera de la escuela se refiere a la lengua empleada para la enseñanza del plan de estudios básico del sistema educativo. La elección de la lengua o las lenguas de enseñanza (las políticas de la educación pueden recomendar el uso de varias lenguas de enseñanza) es un desafío recurrente para el establecimiento de una educación de calidad. Si bien algunos países optan por una lengua de enseñanza, a menudo la lengua oficial o mayoritaria, otros han preferido recurrir a estrategias educacionales que conceden un lugar importante en las aulas a lenguas nacionales o locales. Los que hablan lenguas maternas distintas de la lengua nacional o local se encuentran con frecuencia en una situación de clara desventaja en el sistema educativo: es como si recibieran la instrucción en una lengua oficial extranjera.

School in Manan Telkouk, Kasala. Photo: Salahaldeen Nadir / World Bank
School in Manan Telkouk, Kasala. Photo: Salahaldeen Nadir / World Bank

Enseñanza en la lengua materna

Por lo general, se entiende por enseñanza en la lengua materna el empleo de la lengua materna de los educandos como medio de enseñanza, aunque la expresión pueda también referirse a la lengua materna como asignatura. Se trata de un componente importante de la educación de calidad, en particular en los primeros años. En opinión de los expertos, se debe combinar a la vez la enseñanza de la lengua materna y de la enseñanza mediante esta lengua.

Aunque su uso es muy amplio, la expresión “lengua materna” puede referirse a varias situaciones distintas. Las definiciones suelen incluir los elementos siguientes: la(s) lengua(s) que uno ha aprendido primero; la(s) lengua(s) con la(s) que uno se identifica o con la(s) que los demás lo identifican a uno como hablante nativo; la(s) lengua(s) que uno conoce mejor y la(s) lengua(s) que uno utiliza más. “Lengua materna” puede designarse también como “lengua primaria” o “primera lengua”. La expresión “lengua materna” se suele utilizar en declaraciones de política y en el discurso general sobre temas relativos a la educación.  […]

Derechos lingüísticos

La lengua no es sólo un instrumento de comunicación, sino además un atributo fundamental de la identidad cultural y la realización del potencial individual y colectivo. Así pues, el respeto a las lenguas de las personas pertenecientes a comunidades lingüísticas diferentes es esencial para una convivencia pacífica. Esto se aplica los grupos mayoritarios, a las minorías (ya se trate de las que residen tradicionalmente en un país o de inmigrados más recientes) y a los pueblos indígenas.

Las reivindicaciones lingüísticas forman parte de los primeros derechos que las minorías han defendido, en las situaciones caracterizadas por la evolución y los cambios políticos. Esta defensa de los derechos lingüísticos va de la condición oficial y jurídica de las lenguas minoritarias e indígenas, a la enseñanza y el uso de esas lenguas en las escuelas y otras instituciones, así como su utilización en los medios de comunicación. […]

Enseñanza de la lengua

La lengua de enseñanza en la escuela es el medio de comunicación para la transmisión de los conocimientos. Esto difiere de la la enseñanza de la lengua propiamente dicha, en la que la gramática, el vocabulario y las formas escritas y orales de una lengua constituyen un programa de estudios específico con miras a la adquisición de una segunda lengua distinta de la lengua materna. Aprender otro idioma da acceso a otros sistemas de valores y otras formas de interpretar el mundo, fomenta el entendimiento intercultural y contribuye a luchar contra la xenofobia. Esto se aplica indistintamente a los hablantes de lenguas minoritarias y mayoritarias.

La forma en que se enseñan las lenguas cambia constantemente y puede variar considerablemente de un país a otro, o incluso dentro de un mismo país. Mucho depende del concepto de lengua que prevalezca y de los paradigmas de la enseñanza de las lenguas, así como de la función que se asigna a la lengua enseñada.

Educación bilingüe y plurilingüe

La educación bilingüe y plurilingüe se refiere al uso de dos o más lenguas como medios de enseñanza. En gran parte de la literatura especializada, ambos tipos se subsumen en la expresión “educación bilingüe”. Sin embargo, la UNESCO, en la Resolución 30/C12 aprobada por la Conferencia General en 1999, adoptó la expresión “educación plurilingüe” para referirse al uso de por lo menos tres lenguas en la educación: la lengua materna, una lengua regional o nacional y una lengua internacional. En esta resolución, se defendía la opinión de que la educación es la única forma de responder a las exigencias de la participación en el plano mundial y nacional, así como de atender las necesidades específicas de comunidades distintas en cuanto a su cultura y su lengua. En las regiones donde la lengua del educando no es la lengua oficial o nacional del país, la educación bilingüe o plurilingüe puede posibilitar la enseñanza en la lengua materna y, al mismo tiempo la adquisición de las lenguas utilizadas más ampliamente en el país y en el mundo. Este planteamiento aditivo del bilingüismo difiere del llamado bilingüismo sustractivo cuya finalidad es que los niños pasen a una segunda lengua como lengua de enseñanza.

[…]

* El documento de la UNESCO se hizo en colaboración con Ayo Bamgbose, Annie Brisset, Louis-Jean Calvet, Ernesto Couder, Denis Cunningham, Tarcisio della Senta, Nadine Kutcher, Juan Carlos Godenzzi, Maria Carme Junyent, Irina Khaleeva, Lachman Khubchandani, Don Long, Fèlix Martí, Mirian Masaquiza, Elite Olsthain, Henriette Rassmussen, Dónall Ó Riagáin, Suzanne Romaine, Adama Samassekou, Tove Skutnabb-Kangas.

Share